Degustación de vinos en el antiguo Palacio de Biedmas

Degustación de vinos en el antiguo Palacio de Biedmas

Hablar de vino, tomar un buen vino y aprender sobre esta bebida es una actividad que a muchos gusta; el antiguo Palacio de Biedmas que data del siglo XVIII, es hoy hogar del Museo del Vino de Málaga, para los amantes de este elixir de los dioses.

Su apertura se dió en el año 2008 tras haber sido refaccionado y reacondicionado por el Ayuntamiento de Málaga y la Junta de Andalucía para responder a la petición de los productores, comerciantes, expertos y conocedores vinícolas, de contar con un espacio para dar a conocer y resaltar la cultura del vino local.

¿Por qué un Museo del Vino?

El vino es una de las bebidas más consumidas en Málaga, y no es posible que sea de otra forma al ser producida en esta localidad desde siglos pasados.

Málaga es famosa por producirlo en bodegas, vinos de distintos tipos y notas se sirven en sitios diversos; solos o como maridaje. Sin embargo existía la necesidad por parte del sector experto; de en un mismo lugar poder dar a conocer la historia del vino y su evolución; presentar sus diferencias y modos de producción, hasta llegar a probar una o más copas de ellos como parada gastronómica turística y recreativa.

El museo del vino es una zona de convergencia donde estas exigencias de los viticultores se hacen realidad, un espacio donde exponer y dar a conocer el vino es posible, así como poder adquirirlo, incluso luego de haberlo probado.

Un recorrido completo

El Museo del Vino es un lugar donde se puede vivir y beber el vino producido en este territorio, se disfruta de una completa colección de etiquetas y estampas de vinos; igualmente se presenta a los visitantes la vid como planta principal para la producción vinícola. 

En este espacio se da un recorrido detallado por las distintas herramientas usadas para su cultivo, mantenimiento y cosecha, igualmente se destaca sus formas y procesos de producción, embotellado y etiquetado.

Cultura e historia juntas, una razón para incluir la visita como parada gastronómica 

El recorrido es en gran parte visual, permitiendo dar un paseo histórico, cultural y anecdótico por el vino como bebida de arraigo gastronómico de vieja data, los personajes más destacados que eran amantes de la bebida y las celebraciones donde esta tomaba un rol protagónico.

Paneles escritos detalladamente cuentan la historia y desarrollo de los vinos malagueños, destacando datos curiosos de sus distintas cortes.

Existe una muestra de más de 4 centenas de cromos de vino, incluye etiquetas de botellas, carteles y publicidad relacionada con productos de vinos, viñedos y vinaterías, así mismo barriles, estuches, estantes y piedras de litografía son exhibidas.

Zonas que marcan distinción

En el Museo del Vino todas las zonas vinícolas tienen muestras, permitiendo encontrar bebidas de Axarquía, Manilva, los Montes, el Norte, la Serranía de Ronda, la Sierra de las Nieves y la Costa Occidental.

Con paneles explicativos se aborda lo que sucede en cada zona y se presentan muestras de las tierras, dejando observar sus cualidades más representativas y diferenciadoras.

Degustar es un placer

La degustación es gratuita. Al pagar la entrada que tiene el valor de 5 euros por persona, cada visitante tiene el derecho de degustar dos vinos; quienes desean adicionales pueden cancelar un euro por cada una.

En la tienda se puede elegir entre los vinos de la categoría Denominación de Origen “Sierras de Málaga”, las opciones blancos, tintos y rosados o vinos de la categoría de Denominación de Origen “Málaga” donde se presentan en las opciones naturalmente dulces y vinos de licor secos, semisecos, semidulces y dulces, incluso combinar ambas alternativas en la degustación. 

Quienes desean comprar una o más botellas de vino eligen la opción de su preferencia, la más costosa de la Denominación de Origen “Málaga” vale 42,80 euros, mientras que la más barata cuesta 4,25  euros. En la Denominación de origen “Sierras de Málaga” el vino más costoso es de 39,65 euros, y el más barato cuesta 5 euros.

Las degustaciones de vino en el antiguo palacio son parte de las rutas gastronómicas, históricas  y turísticas de quienes visitan Málaga o quienes viven en ella y buscan pasar un rato diferente.

Leave a Reply