La historia de los Fandangos Andaluces

fandango andaluz

El fandango es sin duda el cante más antiguo y tradicional que se conoce, y destaca como parte importante de la cultura y tradición en Almería, Cádiz, Granada, Córdoba, Jaén, Huelva, Sevilla y Málaga, dejando fácilmente afirmar que es parte de la identidad andaluza. 

Las especificidades de los orígenes del Fandango siguen en debate después de muchos años, Europa, Asia y América figuran sus lugares de origen. sin embargo, sus variantes y composiciones únicas hacen que sea fácil afirmar que en Andalucía es arte y tradición. 

Un recorrido histórico que deja ver sus raíces

Los orígenes del Fandango siguen siendo controversiales, algunos afirman que nació en tierras árabes, mientras que otros responden que su origen es hispanoamericano, sin que falten quienes presumen que su nacimiento se dio en Portugal. 

Lo cierto es que es válido argumentar que se formó gracias a la mezcla de distintas culturas, y los andaluces lo hicieron propio, creando variantes, composiciones y perfiles únicos que los diferencian y dejan fácilmente identificar el fandango de tipo andaluz. 

En sus inicios el fandango era netamente instrumental y bailable, el primer fandango registrado en escritura musical remonta a 1730, de manos del compositor Santiago de Murcia, para ser interpretado con guitarra. 

Con el tiempo se han incorporado instrumentos como la bandola y la guitarra flamenca, también las castañuelas, combinándolo con su interpretación en vivo por el “cantaor”, lo que deja nacer composiciones y estrofas propias con numerosísimas variantes.

La estructura musical se sostiene hasta la actualidad, el Fandango tiene compás de tres cuartos (3/4), se compone de coplas de cinco versos octosílabos a los que se suma uno por repetición; y se caracteriza por poseer una gran variedad tonal y temática.

Nacimiento fandango andaluz, su gran valor

El fandango se popularizó en Andalucía como parte de sus fiestas,  aunque en un inicio eran actividades netamente para complacer a las clases sociales más altas, fue llegando a todos los rincones de la región, haciendo común conseguir en cualquier sitio un grupo reunido creando composiciones en actividades sociales simples y cotidianas, posteriormente se abrió paso en los teatros y plazas, así como en otros lugares para el arte y la cultura.

Los historiadores sostienen que nació en Andalucía como mezcla del fandango tradicional con los cantes flamencos, y se da en medio del auge de las interacciones y relaciones sociales, con el nacimiento y la rápida multiplicación de lugares para el compartir y el encuentro social.

Combinaciones que dan vida

El fandango andaluz alterna sus letras con la sonoridad de los instrumentos y puede dividirse en dos tipos: Populares, interpretado en compás 3/4 y flamencos con métrica libre.

Los fandangos suelen iniciar con una palabra extraída del primer verso para definir su tema, y definitivamente la interacción entre el cantaor y el guitarrista es lo que le da vida a su expresión, a lo que se suman las palmas, castañuelas, violines y panderetas, dependiendo de la localidad andaluza.

Entre los estilos más conocidos de fandango andaluz están los choqueros, los de Almonaster, los de Santa Eulalia, los de Alonso, los del Cerro del Andévalo, los de Encinasola, los de Calañas y los de Cabezas Rubias.

Actualidades y lo más destacado del fandango andaluz 

En la ejecución del fandango andaluz destacan Paco Isidro, José Rebollo, Paco Toronjo y Antonio Rengel. También sobresalen Manuel Orta, Elu de Jerez e Isidro González.

Para quienes buscan disfrutar de este estilo las experiencias están a la orden con espectáculos en vivo, lo mejor es pasearse por distintos escenarios fijos e improvisados de Andalucía, los artistas interpretan el fandango en distintos tablaos, teatros, casas culturales y plazas.

Los fandangos andaluces son sin duda parte del acervo y la identidad cultural de quienes viven y nacen en tierras andaluzas, han logrado sobrevivir en el tiempo y perpetuarse como parte de las actividades más típicas que aún se practican en los espectáculos musicales. 

Sea que se trate de fandangos populares donde el compás está definido, o de los fandangos flamencos donde la libertad de la métrica da rienda suelta al ingenio del cantaor, participar de estos es un paseo por la riqueza cultural del territorio andalusí, su esencia musical y su identidad más antigua. 

Leave a Reply