Cómo aprovechar al máximo la visita al Museo Picasso de Málaga

Museo Picasso de Málaga

El territorio malagueño es hogar del Museo Picasso, una pinacoteca que conserva y exhibe la obra de este artista andaluz, resaltando su identidad a la par de estudiar y difundir su trabajo, dando impulso cultural mientras se disfruta del arte como patrimonio local.

Ubicado en el Palacio de Buenavista de la Calle  San Agustín de Málaga, el museo presta un servicio cultural de gran importancia, y se ha encargado de que propios y visitantes no solo disfruten visualmente de las piezas contenidas en él, sino que generan actividades didácticas que enseñan a valorar la obra de Picasso. Te contamos todo sobre el lugar, dejándote conocer cómo aprovechar al máximo tu visita.

Un lugar donde el arte y el saber están disponibles

El Museo Picasso Málaga ofrece a sus visitantes un recorrido seguro, lleno de cosas por ver y mucho que aprender, permanece abierto de lunes a domingo, con diferentes horarios según los meses del año, siempre abre sus puertas a las 11: 00 de la mañana, de noviembre a febrero el cierre es a las 5:00 de la tarde, de marzo a junio se extiende hasta las 6:00 de la tarde, lo mismo pasa en septiembre y octubre, mientras que en los meses de julio y agosto cierra sus puertas a las 7:00 de la noche.

Hay días de entradas libres, otros con promociones y los costes de los tiquetes varían, llegando a un máximo de 13 euros por persona, en la visita puedes disfrutar de todo el edificio, y sin discusión es una parada infaltable y placentera al recorrer Málaga, incluso si viajas con niños para quienes hay actividades especiales.

Un sueño hecho realidad

Picasso siempre dejó saber el deseo de que sus obras pudieran converger en un lugar donde además de exhibidas para el disfrute de los admiradores del arte, fueran apreciadas como referente del patrimonio malagueño de las artes plásticas, este museo, abierto en 2003 es la respuesta a su anhelo. 

La vida y obra del artista más prominente del siglo XX reposa en el Museo Picasso de Málaga, son más de 80 años de trabajo de Picasso presentados en forma cronológica, sus inicios artísticos, su contribución al cambio del arte a través del cubismo, deleitan a los visitantes a través más de dos centenares obras expuestas en sus salas. 

Una colección que se renueva para no pasar nada por alto

La colección exhibida en el Museo Picasso  se renueva periódicamente para que no escape ningún detalle, dejando el conocimiento profundo de la trayectoria del artista al alcance de los visitantes, no hay que perder de vista que Picasso se caracterizó por innovar su arte de forma continua, por lo que la agrupación de sus obras es intencional y responde al objetivo de comprender la evolución del artista.

Recorriendo el Museo Picasso

Son doce salas que forman el Museo Picasso de Málaga, albergando en orden y con detallada descripción distintas piezas plásticas creadas por el artista; cada una es importante, verlas todas es la mejor forma de aprovechar al máximo la visita .

Lo recomendable es iniciar el recorrido en la planta baja del Palacio Buenaventura, fotos y textos sobre el artista expone su biografía, el paso siguiente es a los “Retratos” hechos por Picasso entre 1894 y 1906, abriéndote camino hasta “Los inicios del Cubismo” con obras de cuerpos fechadas de 1906 a 1914. 

La siguiente parada es en “El Cubismo”, con  los trabajos del artista de 1911 a 1922, en paralelo puedes disfrutar de sus obras del “Clasicismo moderno” de 1922 a 1923; los Modelos, bañistas y mujeres desafiantes que muestran la evolución del pintor entre 1927 y 1933, y seguidamente observa las obras plásticas de  Metamorfosis y abstraccionismo que van de 19828 a 1932.

No puedes dejar de ver “El minotauro” y “Otros monstruos”,  una década de obras que va de 1928 hasta 1938, las “Miradas implacables”, con los retratos realizados entre 1934 y 1939 son el siguiente punto en el que te enfocarás. 

“La anatomía del terror”, “Rostros de guerra y paz” cuentan su trabajo hasta 1950 y son infaltables en el recorrido, tampoco dejes por fuera  la “Representaciones de animales” y la colección de “Paisaje carnales”. 

La sala de “Las Miradas familiares” es la última, pero no menos importante que debes visitar, está llena de retratos realizados de 1962 a 1965.

Leave a Reply